COTIZACIÓN CO2 Cierre del 28-05-2024 72,80 €/T

Expertos y activistas reclaman acelerar la sustitución de la energía fósil por renovables

El mundo tiene que abandonar los combustibles fósiles de manera urgente, en lugar de confiar en un clima estable recurriendo a soluciones tecnológicas no suficientemente probadas, como los sistemas para absorber y neutralizar el CO2 del aire. Así lo indican diversos expertos y activistas ante el nuevo informe del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC).

Expertos y activistas sostienen que la ciencia es muy clara. Las soluciones tecnológicas especulativas (como las que suponen la geoingeniería o los sistemas para neutralizar o capturar directamente el CO2) no son un instrumento eficaz para lograr una eliminación rápida y eficaz de todos los combustibles fósiles.

Es su postura ante el último de los tres informes que componen la sexta evaluación global del calentamiento (obra de los científicos de la ONU). En el referido informe se deja abierta la puerta este tipo de sistemas, incluida la captura directa de CO2 del aire.

El informe señala que la mejor receta para evitar un cambio climático descontrolado es la implantación de medidas con recortes rápidos y profundos en las emisiones de gases invernadero.

Esto supone la eliminación gradual de los combustibles fósiles, y la implantación de cambios transformadores para favorecer la energía renovable, aumentar la eficiencia energética y fomentar la electrificación.

Esta tercera entrega de la evaluación global sobre el calentamiento muestra el amplio abanico de opciones para lograr un clima estable, muchas de ellas centradas en la conservación y restauración de bosques y tierras; y todo alineado de un desarrollo sostenible y aumento sustancial de la financiación.

Tercer informe

Este tercera parte del sexto informe de evaluación del cambio climático ha sido, sin duda, la que más controversia ha ocasionado. Su eje central son las soluciones políticas, tecnológicas y financieras que deben aplicarse para reducir las emisiones de gases invernadero. La primera parte de sexto informe, referida las bases científicas del cambio climático, fue publicada el pasado 9 de agosto del 2021 y señaló al mundo las escasas posibilidades de evitar un calentamiento por debajo de 1. 5º C. Y la segunda parte, publicada en febrero pasado, mostró los catastróficos efectos que ocasionará el calentamiento, aunque se difundió justo cuando se produjo la invasión de Ucrania.

El informe, un documento de cientos de páginas basado en el trabajo desarrollado por cientos de científicos a lo largo de los últimos ocho años, estaba elaborado desde hacía tiempo, pero durante el fin de semana faltaba por completar la redacción de «resumen para los responsables de la formulación de políticas», una selección de los mensajes clave que ocupa solo unas 40 páginas. Si bien los científicos redactan el informe propiamente dicho, el resumen, que es el documento de referencia para los gobiernos, se «viste» con aportaciones de todos los estados miembros de la ONU que desean estar representados

El informe deja claro que cada vez hay menos posibilidades de que la humanidad pueda mantener un calentamiento por debajo de 1,5 ºC (el objetivo del acuerdo de París). Mantener viva esa meta es posible, pero requiere un cambio significativo en los esfuerzos por eliminar gradualmente los combustibles fósiles, construir un sistema de energía global electrificado, poner fin a la deforestación y abordar las emisiones sin control de metano.

Stephen Cornelius (WWF)

«No podemos aferrarnos más a los combustibles fósiles»

“No podemos aferrarnos más a los combustibles fósiles contaminantes que están arruinando nuestro clima y destruyendo el mundo natural del que todos dependemos”, señala Stephen Cornelius, dirigente mundial de WWF para el IPCC y jefe de la delegación de esta organización en estas negociaciones,

En su opinión, el objetivo de limitar el calentamiento global a 1,5 °C es inalcanzable, a menos que se reduzcan rápidamente las emisiones de gases de efecto invernadero, lo que comportaría efectuar inversiones a gran escala en el impulso de la energía renovable, la eficiencia energética y la restauración de la naturaleza; es decir, es necesario actuar lejos de las prácticas comerciales insostenibles y sin dejar a nadie atrás en esta transición.” Cada momento, cada política, cada inversión, cada decisión es importante para evitar un mayor caos climático”, dice Cornelius.

«Evitar niveles de calentamiento catastróficos»

“La eliminación rápida y equitativa de los combustibles fósiles debe ser la pieza central de cualquier estrategia de mitigación basada en la ciencia” destinada a “evitar niveles catastróficos de calentamiento global”, señala Nikki Reisch, directora del programa de clima y energía del Centro de Derecho Ambiental Internacional (CIEL).

“Confiar en tecnologías especulativas” para lograr emisiones en el futuro pero una vez que el aumento de temperaturas haya superado los 1,5 °C “costará vidas e infligirá más daños irreversibles”, añade Reisch. Para esta especialista, las conclusiones del Panel demuestran que “liberarse de la dependencia de los combustibles fósiles es fundamental para el clima mundial, para la paz mundial y para la estabilidad económica”.

Los combustibles fósiles, asociados a conflictos geopolíticos

“Décadas de fracaso en el liderazgo mundial, en combinación con un enfoque único de las compañías de combustibles fósiles centrado en las ganancias, así como patrones de consumo insostenibles en los hogares más ricos del mundo, están poniendo en peligro nuestro planeta”, señala Rachel Cleetus, directora de políticas climáticas de la Unión de Científicos Preocupados. “Los combustibles fósiles son la causa principal del cambio climático, de las injusticias ambientales, y, como estamos viendo en Ucrania en este momento, se asocian con frecuencia con luchas y conflictos geopolíticos”, añade Cleetus.

El último informe del IPCC advierte una vez más a los formuladores de políticas que la trayectoria que siguen las emisiones de gases está alarmantemente desviada. Pero para los científicos las soluciones son obvias y lo han sido durante mucho tiempo: “el mundo necesita eliminar rápidamente las emisiones de combustibles fósiles en todos los sectores de la economía y acelerar un cambio transformador hacia la energía limpia”, señala Cleetus.

«Los contaminadores continúan evitando hacer los cambios audaces»

Muchas voces expresan su frustración y su crítica ante el hecho de que, pese a “la montaña de evidencia, no se están impulsando la acción radical necesaria para cumplir con los objetivos climáticos”. Lamentan que “los contaminadores continúan evitando hacer los cambios audaces en nuestros sistemas energéticos, alimentarios e industriales, que son la única vía de escape del catastrófico cambio climático”.

Es lo que dice Teresa Anderson, líder de Action Aid International. “El informe del IPCC advierte claramente que la dependencia de las soluciones tecnológicas y las meras plantaciones de árboles para resolver el problema no solo equivale a una ilusión, sino que generaría conflictos por la tierra y dañaría los alimentos, los ecosistemas y las comunidades que ya son los más afectados por la crisis climática”.

Los costos de la energía solar, la eólica y las baterías se han reducido un 85 %

El último informe del IPCC señala que todos los sectores tienen a su alcance soluciones fácilmente disponibles para reducir más de la mitad de las emisiones de gases para 2030 y completar una senda para que el calentamiento no supere los 1.5ºC.

“Desde el último informe, las tecnologías han mejorado significativamente y los costos de soluciones como la energía solar, la eólica y las baterías se han reducido hasta un 85 %”, dice Stephanie Roe, una de las autoras del IPCC .

Alrededor de 20 países –añade- han demostrado que pueden reducir las emisiones a través de políticas y medidas económicas que han impulsado la eficiencia energética, entre otras medidas.

Las reducciones de algunos países son consistentes con limitar el calentamiento a 2ºC, pero ninguno está todavía en camino a una vía de 1,5ºC. Claramente, tenemos las herramientas para enfrentar la crisis climática, pero deben implementarse más rápidamente y a mayor escala para mantener la meta de 1,5 °C al alcance y reducir la gravedad de los impactos climáticos”.

Las energías limpias deben crecer seis veces al año en promedio hasta 2030

El informe destaca que la energía solar y eólica, así como la eficiencia energética, son las que tienen el mayor potencial económico para reducir las emisiones de carbono para 2030 en esta década. Por eso. Stephan Singer, asesor sénior del Climate Action Network International, reclama a los gobiernos que se pongan manos para que las inversiones en tecnologías limpias crezcan hasta seis veces al año en promedio hasta 2030, para que las temperaturas no aumenten más de 1,5 °C.

No obstante, todo “esto debe ir acompañado de la protección de bosques vírgenes y la restauración de ecosistemas degradados y un cambio a dietas bajas en carbono basadas en plantas.

Eliminar casi toda la producción de carbón, petróleo y gas para 2050

El informe del IPCC apunta que el mundo debe eliminar prácticamente toda la producción de carbón, petróleo y gas para 2050 para limitar el calentamiento global a 1,5 °C para 2100 y, al mismo tiempo, salvaguardar los objetivos de desarrollo sostenible.

“Debemos comenzar a desviar las inversiones en combustibles fósiles hacia las energías renovables, y este proceso debe comenzar hoy. La buena noticia es que podemos garantizar la seguridad climática y energética a largo plazo construyendo un sistema energético basado en energías renovables y almacenamiento de energía», señala Olivier Bois von Kursk, analista de políticas del Instituto Internacional para el Desarrollo Sostenible (IISD).

«Los países deben comprometerse con metas climáticas más ambiciosas y más del doble de sus inversiones anuales en energía eólica y solar durante los próximos 10 años para alejarse de los combustibles fósiles de una manera que sea consistente con la ciencia climática, la justicia y el desarrollo sostenible”, concluye este experto.

Objetivos climáticos más ambiciosos

“Los gobiernos deben responder a este informe de dos maneras. Por un lado, deben establecer objetivos climáticos más altos para esta década, a fin de cerrar la brecha de emisiones de 1,5 °C. Y necesitamos una implementación mucho más sólida de las políticas climáticas para lograr realmente esos recortes de emisiones”, señala Tom Evans, asesor de políticas y diplomacia climática de centro de estudios E3G.

La presión se concentra en los principales países emisores, para que emprendan esa senda sin demora. No es solo lo que prometieron hacer en la cumbre climática de la ONU del año pasado (en Glasgow), sino también lo que el informe de hoy exige con urgencia”.

Un tratado de no proliferación de Combustibles Fósiles

“Hemos rebasado la raya de la historia humana en la que pensamos que continuar quemando cosas es una mala idea, pues socava tanto el clima como la democracia”, señala Bill McKibben, fundador de la campaña climática 350.org, antes de señalar las posibilidades depender de la energía solar.

“¡Tenemos la tecnología, necesitamos la voluntad! En este punto, un Tratado de No Proliferación de Combustibles Fósiles es imprescindible”, sentencia.

Alerta de Oxfam

Fenómenos meteorológicos extremos y las pérdidas

“Si no se toman medidas a gran escala, la humanidad se enfrenta a un empeoramiento del hambre, las enfermedades, las crisis económicas, las migraciones masivas y a un calor insoportable”, dice Nafkote Dabi, responsable de políticas sobre cambio climático de Oxfam.” Ya no se trata de ‘quitar el pie del acelerador’. Ahora hay que ‘pisar el freno a fondo’. El calentamiento del planeta es la mayor emergencia de la humanidad».

«El cambio climático ya está provocando fenómenos meteorológicos extremos y las pérdidas que generan no paran de acumularse. Pero estas pérdidas no afectan a todo el mundo por igual. Las personas que viven en situación de pobreza son quienes antes y más sufren. Familias agricultoras en Kenia, Etiopía y Somalia han perdido sus cosechas y rebaños debido a una sequía excepcionalmente larga y dura. Millones de personas en África Oriental están al borde de la hambruna. Mientras tanto, las personas ricas, cuya huella de carbono es enorme, continúan poniendo el aire acondicionado en sus mega yates», alerta Nafkote Dabi.

«Cada acción para reducir emisiones, y cada centígrado que se consiga limitar el calentamiento global cuentan”. Con los planes actuales, el mundo se encamina hacia un calentamiento de 2,7 °C. Esto es una sentencia de muerte para países vulnerables a los fenómenos climáticos como Vanuatu y Bangladesh. Los países ricos son los principales responsables de la crisis climática y tienen la doble responsabilidad de reducir sus emisiones y de apoyar a los países en desarrollo a hacer frente a los costes de replantar cultivos y reconstruir hogares destruidos por tormentas, y de pasar de fuentes de energía sucias a otras más limpias».

Fuente: La Vanguardia