COTIZACIÓN CO2 Cierre del 28-05-2024 72,80 €/T

El ahorro de energía, recomendación de la AIE ante el consumo y las emisiones

Aumentar los días de teletrabajo destaca entre las recomendaciones de la Agencia Internacional de la Energía (AIE) para ahorrar combustible, en un momento en el que Europa debate el incremento de sanciones a Rusia tras la invasión a Ucrania, lo que ha derivado en una crisis energética sin precedentes.

Las recomendaciones de la AIE se suman a las advertencias del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) de la ONU en su informe sobre ‘Mitigación» de la crisis climática presentado el 4 de abril pasado, en el que señala que se necesita reducir un 43 % las emisiones contaminantes a la atmósfera hasta 2030.

Además, habría que rebajar un tercio las emisiones de metano para limitar el calentamiento global a 1,5 ºC, reto recogido en el Acuerdo de París.

Incrementar los días de teletrabajo supone reducir desplazamientos y uso del transporte -sobre todo privado- aminorar el uso de combustibles fósiles y, por lo tanto, una rebaja de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), responsables del calentamiento global y de la contaminación atmosférica, causante de nueve millones de muerte prematuras, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Ante esta situación, la AIE ha elaborado una serie de recomendaciones sobre el uso y ahorro de la energía con medidas sobre movilidad, transporte o aumentar el teletrabajo, pues un día más supondría importantes ahorros.

Asimismo, recomienda reducir la velocidad en las vías en al menos 10 kilómetros por hora, abaratar el transporte público, fomentar la micromovilidad, utilizar la bicicleta o caminar, restringir el uso de automóviles en algunas zonas de grandes ciudades los domingos, emplear el vehículo privado alternativo como el taxi o realizar desplazamientos compartidos.

En esta línea, el portavoz de Cambio Climático de Ecologistas en Acción, Javier Andaluz, ha señalado a EFE que el teletrabajo puede ahorrar una gran cantidad de emisiones asociadas al desplazamiento individual hacia los centros de trabajo.

En la transición energética se pueden aprovechar las infraestructuras ya existentes de telecomunicaciones, aunque también «habrá que estudiar también algunos impactos que podría tener esta medida, como la mayor dependencia a sistemas informáticos, entre otros, y también un mayor consumo climático y de energía» en los hogares, ha indicado.

Andaluz ha remarcado que el informe del IPCC es «bastante claro», y reafirma cómo los desplazamientos individuales son de los mayores emisores de efecto invernadero y recomienda no solo el teletrabajo, sino transportes alternativos como la bicicleta u optar por otros sistemas públicos de desplazamiento.

Está claro después de la crisis de la pandemia, el acople que hay entre las emisiones, la movilidad y el consumo de combustibles fósiles, por ello es importante reducir su consumo, más aún si son importados de Rusia para no financiar guerras, ha señalado.

Pero España «no está especialmente liderando este cambio en la modalidad de transporte», señala este experto ecologista que realiza varias propuestas para ello.

Por una parte, los ayuntamientos deben impulsar el transporte público incrementando la frecuencia de los autobuses y reduciendo el coste de los billetes, pero también se deben implementar medidas de carácter nacional con el desarrollo de la red ferroviaria.

En este ámbito se está primando un modelo de comunicación entre grandes capitales y ciudades y se abandona el tren convencional que estructura el territorio.

Además, Andaluz ha defendido dejar de invertir en infraestructuras para el automóvil e incrementar las zonas de baja velocidad en las urbes «para que no sea el medio de transporte predominante».

El coordinador de conservación de WWF España, Luis Suárez, ha señalado a EFE que la recomendación de la AIE «es buena» porque reduce las emisiones y ayuda, además, a favorecer la conciliación familiar.

Sin embargo, tras el parón de la pandemia, ha destallado Suárez, estamos muy lejos en cuanto de alcanzar los objetivos de reducción de emisiones en materia de transporte y, además, la gente sigue utilizando el vehículo privado de forma notable por el temor a contagio de covid-19.

Todo lo que sea ir en la otra dirección, ha añadido, es luchar contra el cambio climático y mejorar nuestras condiciones de vida.

Fuente: La Vanguardia