SALA DE PRENSA

Movimientos medioambientales en un abril atípico, abril 2020

El aplazamiento de la COP26 y la creación de la Alianza Europea para una Recuperación Verde han marcado un mes de abril en el que las emisiones se han reducido y hemos visto como la fauna y la flora recuperaban espacios urbanos. La lucha contra el cambio climático no está ni mucho menos al margen de la complicada situación que estamos viviendo en todo el planeta.

La lucha contra el cambio climático no está ni mucho menos al margen de la complicada situación que estamos viviendo en todo el planeta. Es cierto que se han reducido moderadamente las emisiones y que las estampas de la fauna y flora tomando espacios urbanos nos están emocionando y a la vez alertando de lo descuidados que hemos sido con nuestra casa; pero ya comentamos en el FECnews de marzo que la crisis del Covid-19 podía convertirse en un auténtico caballo de Troya en la estrategia para hacer frente al que sigue siendo nuestro principal reto, la lucha contra el Cambio Climático

En este aspecto, el mes de abril nos ha dejado al menos dos noticias relevantes en este aspecto. Me refiero al aplazamiento de la COP26 de Glasgow al año 2021 y la creación de la primera Alianza Europea para una Recuperación Verde. Sobre el primer tema, desde la Fundación Privada Empresa & Clima, posponer la COP26 nos parece una decisión plenamente acertada y coincidimos con lo que en su momento señaló la vicepresidenta cuarta y ministra de Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, al poco de conocerse la noticia. Para la ministra el “aplazamiento no es un buena noticia, aunque justificada” y nos encontramos en una situación que “mina la energía y las necesidades de trabajar con seriedad para responder a la llamada de la COP 26″.

Aplazar la COP26 era necesario por varios motivos. El primero es que debemos controlar la crisis sanitaria para que todas las partes puedan asistir al encuentro en igualdad de condiciones. En segundo lugar porque, por muchas reuniones telemáticas que puedan realizarse, las cumbres paralelas mueven a miles de personas que preparan documentos, contenidos y acuerdos, y estos, deben decidirse en persona.

En tercer lugar porque en Glasgow se van a tomar decisiones importantes: se exigirá a los países presentar nuevos Compromisos de Reducción de Emisiones (NDC), más ambiciosos que los actuales; y deberá cerrarse el artículo 6, uno de los pilares del Rulebook del Acuerdo de París —vigente desde el 1 de enero de 2021—, que estipula la creación de un mercado mundial de carbono. Estos tres elementos, junto a otros relevantes como saber quién será el presidente de los EE.UU., y cuál será su agenda política y climática, justifican este parón para tomar después mayor impulso en las negociaciones.

Alianza Europea para una Recuperación Verde

La Presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen anunció en la COP25 que Europa iba a presentar un Nuevo Pacto Verde, que iba a ser comparable a la aventura americana que hace ahora medio siglo concluyó con la llegada del primer hombre a la Luna. Europa quiere volver a ocupar un lugar destacado en la lucha contra el cambio climático y ser un continente neutro en carbono para el año 2050.

Este megaproyecto dio un paso adelante también durante este mes de abril con la creación de la Alianza Europea para una Recuperación Verde. Se trata de una iniciativa lanzada por Pascal Canfin, presidente del comité de Medio Ambiente del Parlamento Europeo, y otros 180 líderes políticos, empresarios, sindicatos, ONGs y grupos de expertos que tienen entre sus objetivos principales «apoyar e implementar soluciones para preparar nuestras economías para el mundo del mañana».

Entre sus miembros, ministros de 11 países (entre ellos Teresa Ribera), 79 eurodiputados de 17 Estados miembros, 37 CEOs, 28 asociaciones empresariales que representan a 10 sectores diferentes, representantes sindicales, 7 ONGs y 6 grupos de expertos

Los grupos de expertos trabajarán para implantar soluciones ecológicamente sostenibles en la estrategia económica de la Unión Europea, siendo la lucha contra el cambio climático el núcleo de esta estrategia para salir de la crisis producida por la pandemia del COVID-19.

La Alianza pide a la Comisión Europea que se utilice el Nuevo Pacto Verde para movilizar paquetes de inversión verde que permitan la recuperación y transformación económica de los países de la UE para salir de esta crisis económica, comprometiéndose con la lucha contra el cambio climático y la protección de la biodiversidad.

Lo hacen compartiendo la creencia de que la recuperación económica solo llegará con inversiones masivas para proteger y crear empleos y para apoyar a todas las empresas, regiones y sectores que han sufrido la parada repentina de la economía. En una segunda fase la Alianza se compromete a contribuir a la inversión posterior a la crisis ya que trabajará para construir unos planes de recuperación y transformación que consagren la lucha contra el cambio climático y la biodiversidad como un pilar clave de la estrategia económica.

Fundación Privada Empresa & Clima
Abril de 2020

Información extra
Descargar PDF