SALA DE PRENSA

Los bosques, nuestros aliados contra el Cambio Climático. Joachim Englert, septiembre de 2020

Los bosques son parte imprescindible del ecosistema terrestre. Son indispensables para asegurar el balance de ecosistemas, combatir el cambio climático y son el hábitat de una cantidad innumerable de animales. Al mismo tiempo, los bosques son muy vulnerables respecto a los efectos negativos del cambio climático. El aumento de las temperaturas, sequías prolongadas, fenómenos climáticos extremos (vientos fuertes) y la acumulación de la biomasa fomentan los incendios forestales de sexta generación: más intensos rápidos y devastadores.

A través de la gestión forestal sostenible preparamos a los bosques para el presente y el futuro. Mejoramos la regulación del agua; la gestión que llevamos a cabo mejora la humedad del suelo y el drenaje, haciéndolo más resistente a la sequía. También podemos aumentar la biodiversidad con actividades como la creación de rincones de madera muerta o madera muerta en pie para insectos, la construcción y colocación de cajas nidos para pájaros o murciélagos, o con la construcción y colocación de hoteles de insectos. En este aspecto remarcar que la colocación de cajas nido en un área no sólo puede aumentar la biodiversidad, sino también ayudar a mantener el control de plagas. Además, una gestión forestal bien implementada provee protección contra la erosión. Los bosques también juegan un gran papel en la fijación de CO2.

Según el Protocolo de Kyoto los bosques son, junto al plancton oceánico y las turberas, los principales sumideros de carbono del planeta. Fomentando la conservación de los bosques se conseguirá hacer bajar los niveles de CO2 atmosférico que fomenta el calentamiento global debido al efecto invernadero. En la madera se acumulan enormes cantidades de carbono y mediante la fotosíntesis las plantas absorben el CO2 de la atmósfera, almacenan el carbono y devuelven el O2 al ambiente. El carbono representa alrededor del 50% del peso de un árbol (dependiendo de la especie).

Los bosques no sólo acumulan carbono en las plantas vivas. Cuando el árbol muere, bacterias, hongos e invertebrados descomponen la madera, reciclando su carbono como biomasa, materia orgánica muerta (cadáveres y excrementos de estos organismos) y, en forma de gases (CO2 y metano) liberados a la atmósfera o al agua. Por eso es tan importante garantizar la persistencia del bosque, ya que en caso de perturbación, ya sea un incendio o una tala descontrolada, se liberaría no sólo el CO2 secuestrado en las plantas sino también el retenido en el suelo debido a los procesos erosivos que siguen a una perturbación de este tipo.

La gestión forestal de CO2 es una gestión forestal que incrementa la capacidad de los bosques de absorción de CO2 a través de diferentes prácticas de gestión como aclaradas o la prevención de incendios forestales para no perder el CO2 ya fijado.

El cambio climático es la amenaza ambiental más grande del siglo XXI, con consecuencias económicas, sociales y ambientales de gran magnitud. Este cambio climático nos afecta a todos y en todo: ciudadanos, empresas y naturaleza. La concentración de CO2 en el aire, desde finales de siglo XX, se disparó en picado y desde entonces ha ido subiendo poco a poco hasta llegar al clímax que es dónde nos encontramos ahora. Desde 1850 podemos decir que la concentración de CO2 en la atmósfera ha aumentado en un 30%, en España en 2015 ya aumentó un 5%. Debemos actuar para reducir este dióxido de carbono y que las consecuencias de esta contaminación sean el más reducido posible.

El cambio climático cada vez es una cuestión más inminente por lo que es necesaria la creación de alianzas para fomentar modelos empresariales no tan dependientes del carbono; consiguiendo así reducir las emisiones. Las empresas deben comprometerse a adoptar medidas urgentes para combatir el cambio climático y sus efectos. Cada vez hay más empresas que son conscientes de esta responsabilidad y una parte de sus beneficios revierte en la gestión de nuestros bosques. Ese es el objetivo de Social Forest en cooperación con otras organizaciones, preservando la multifuncionalidad de los bosques. Conjuntamente con las empresas, tenemos que transformar el territorio en un paisaje mosaico resistente y resiliente al fuego, siendo un motor social y creando empleo digno.

Cada hectárea de bosque que existe genera vida y el oxígeno necesario para nuestra subsistencia en este planeta. ¡Ayúdanos y contribuye a gestionar nuestros bosques! Además, con vuestra implicación también se generarán oportunidades laborales para colectivos en proceso de integración social.

Joachim Englert
Fundador de SocialForest

Empresa Miembro de la Fundación Privada Empresa y Clima