SALA DE PRENSA

La Comisión Europea presentará un paquete de medidas para reducir las emisiones del transporte

La Comisión Europea (CE) presentará el 8 de noviembre un “paquete completo de movilidad” con el objetivo de reducir las emisiones del transporte por carretera e impulsar el vehículo eléctrico, ha anunciado el Comisario de Acción por el Clima y Energía de la Unión Europea, Miguel Arias Cañete.

Con ese objetivo, la CE ha analizado el impacto económico, social, de empleo y medio ambiental de las diferentes opciones de reducción de las emisiones, que estarán comprendidas “entre un 10% y un 50% hasta 2030”, ha explicado Arias Cañete en el IV Congreso Europeo del Vehículo Eléctrico, organizado por la Asociación Empresarial para el desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico (Aedive).

La patronal europea de fabricantes ACEA pide aplicar un estándar de reducción de emisiones procedente de vehículos de un 20% para 2030, mientras que las ONG reclaman una reducción del 45%; otros países, como Luxemburgo, Holanda y Portugal, quieren que se reduzcan hasta un 40%.

Sin embargo, aún no se ha decidido qué cuota de reducción aplicarán, ha detallado.

Si estas propuestas progresan, los fabricantes tendrán que analizar “cómo es mas fácil cumplir con las restricciones que se establezcan, si aplicando mejoras de combustión tradicional o desarrollando más vehículos eléctricos”, ha apuntado Cañete.

Incentivos

Éste ha señalado que este plan, además de fijar un objetivo general de reducción de emisiones para coches y furgonetas, también plantea “qué tipo de incentivos” se pueden ofrecer para desarrollar el mercado del vehículo de cero y bajas emisiones.

En este sentido, ha afirmado que una de las medidas sería establecer porcentajes mínimos de producción de este tipo de vehículos; otra, optar por un sistema de créditos.

Al respecto, ha considerado que los créditos serían una “mejor opción” porque el mandato del porcentaje mínimo impondría legislaciones “rígidas”, mientras que el crédito ofrecería a las empresas “más flexibilidad para tomar decisiones estratégicas de innovación en nuevas tecnologías y producción de vehículos de bajas emisiones”.

“Lo haremos poniendo un punto de referencia para la limitación que estará vinculado a créditos por la emisión de CO2“, ha concretado.

El comisario ha esperado así que estas medidas “contribuyan a un transporte más limpio y que se mantenga el empleo, la competitividad y el liderazgo tecnológico en la industria del automóvil”.

El paquete de medidas incluirá también instrumentos de apoyo para baterías de vehículos eléctricos e iniciativas financieras para desarrollar la red de puntos de recarga, ya que para conseguir la penetración del vehículo limpio en el mercado “no basta con establecer objetivos, sino que el éxito va a depender de la disponibilidad de la red de infraestructura”.

También ha apuntado que hay que hacer “grandes esfuerzos” en desarrollar y fabricar la nueva generación de baterías en Europa, un objetivo para el que se van a asignar varios proyectos a nivel europeo.

Según Cañete, el sector se dirige hacia una movilidad centrada en el vehículo de cero y bajas emisiones, aunque hay que hacer que el tránsito “sea ordenado pero rápido” y sostenible para la industria, ya que cuando la red de recarga esté desarrollada, “los ciudadanos van a exigir vehículos limpios”.

“Tenemos que salir de esa situación de letargo”, ha pedido Cañete, quien a su vez ha advertido de que la UE está “perdiendo cuota de mercado” frente a países como China y los países asiáticos, ya que las ventas de turismos nuevos en la UE en relación a las ventas mundiales estaban en un 34 % antes de la crisis, mientras que ahora están al 20 %.

También en los vehículos limpios “están llevando la iniciativa” los países asiáticos, ya que China registró un millón de vehículos eléctricos en 2016, mientras que en Europa estos coches suponen menos de un 1% de las cifras totales de matriculaciones.

“Para garantizar que Europa mantenga su cuota de mercado, la industria europea tiene el reto de convertirse en el líder de mercado de vehículos limpios como ya ocurre con los motores convencionales”, ha subrayado.

En esa transición, en opinión de Cañete, la legislación europea tiene que ser un “elemento clave” para desarrollar estrategias industriales, ya que otro de los retos es que todos los anuncios aislados de gobiernos y fabricantes para impulsar medidas por el vehículo eléctrico se convierten en realidad y se apoyen en normas comunitarias.

Fuente: EFE