SALA DE PRENSA

Industria defenderá en la UE que cementeras reciban ayudas por costes de CO2

L

a ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, ha asegurado hoy que el Gobierno va a defender ante la Unión Europea (UE) la incorporación del sector cementero entre los susceptibles de recibir ayudas compensatorias por los costes de las emisiones indirectas de CO2.

Durante su intervención en el Senado, Maroto ha reconocido que ésta era una de las medidas más demandadas por esta industria, que confía en que sirva para mantener su competitividad, y ha avanzado que la semana que viene se firmará la agenda del sector cementero.

Por lo que respecta al anuncio de Cemex de cerrar sus plantas de Gádor (Almería) y Lloseta (Baleares), que emplean a 200 trabajadores, Maroto se ha mostrado confiada en que en las próximas semanas las negociaciones sean «fructíferas» y se pueda llegar «pronto» a un acuerdo que permita dar certidumbre a los trabajadores.

En este sentido, la ministra de Industria ha agregado que se trabaja para que la solución se adopte «cuanto antes», y ha subrayado que la primera opción es el mantenimiento de las dos unidades productivas y el empleo.

Maroto, ha señalado, además, que se están negociando las alternativas que están aportando todas las administraciones implicadas y los sindicatos para identificar la mejor solución, y ha asegurado que es «fundamental» la unidad de acción entre todas las partes para minimizar el impacto social e industrial.

Fruto de estos contactos, ha valorado Maroto, Cemex no ha presentado el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que tenía previsto comunicar el pasado 7 de noviembre, y ha recordado que el Ejecutivo está trabajando en un plan de medidas urgentes de apoyo a la industria electrointensiva que permitan mejorar, entre otras, la posición del sector cementero y que recoge la creación de un estatuto para los consumidores electrointensivos.

Respecto a la evolución del sector cementero, Maroto ha señalado que se ha visto afectado por el desplome del sector de la construcción y que el mantenimiento de la actividad ha sido posible gracias a las exportaciones y pese a su exposición a los precios energéticos.

Maroto se ha marcado como objetivo elevar del 16 % al 20 % el peso de la industria en el producto interior bruto (PIB), ha negado que atraviese una situación de crisis, y ha indicado que se encuentra en una senda de crecimiento con 54.000 nuevos puestos de trabajo creados.

Fuente: La Vanguardia