SALA DE PRENSA

Hacienda rediseñará el Impuesto sobre Matriculaciones para evitar un alza impositiva en 2018

Hacienda ha comunicado al sector del automóvil que modificará antes de que finalice el año el actual baremo de emisiones de CO2 que determina el pago del Impuesto sobre Matriculaciones de Vehículos Automóviles. Fuentes del sector declaran que en una reunión mantenida recientemente con responsables de Hacienda se les transmitió tranquilidad ante la entrada en vigor del nuevo sistema que mide las emisiones que servirá para homologar cada modelo que se venda en el mercado comunitario, conocido como WLTP (Worldwide Harmonized Light Vehicles Test Procedures, en sus siglas en inglés).

Fuentes de Hacienda declaran que, de momento, no hay previsión de modificar el Impuesto de Matriculación, aunque destacan que ante la negociación de la financiación autonómica y local el sistema fiscal podría sufrir modificaciones. A este respecto, las fuentes del sector matizan que en Hacienda se han limitado a dar respuesta a un problema acuciante derivado del cambio de medición de emisiones que determina el pago del Impuesto de Matriculaciones, sin haber entrado en posibles reformas de mayor calado que afecten al automóvil.

Reforma fiscal

Entre los posibles cambios fiscales con efectos sobre el automóvil que se han barajado -ligados a la negociación de la financiación autonómica y local- está la subida del Impuesto de Hidrocarburos, especialmente al diésel, por presiones de Bruselas, cuya recaudación se reparte entre el Estado y las comunidades autónomas. También se ha planteado transformar el Impuesto de Circulación, de ámbito local, en un tributo más medioambiental, ligando la tarifa al nivel contaminante del vehículo e, incluso, la supresión del Impuesto de Matriculaciones cuya recaudación se dedica a financiar las autonomías.

El nuevo sistema de medición de las emisiones de CO2, el WLTP, que sustituye al actual sistema NEDC, refleja de forma más fidedigna las emisiones que un vehículo lanza a la atmósfera en una conducción real. De hecho, se calcula que puede aumentar las emisiones actualmente homologadas entre un 15% y un 30%. Tras un periodo transitorio de un año en el que conviven el NEDC para la mayoría de vehículos y el WLTP para los modelos de nuevo lanzamiento, el 1 de enero del próximo año se aplicará exclusivamente el resultado de la medición mediante WLTP.

La cifra homologada de emisión del vehículo, que se mide en gramos de CO2 por kilómetro, se utiliza para determinar la tributación en el Impuesto de Matriculación. Desde 2008, hay cinco tramos en función de la emisión: los de menos de 120 g/km de CO2, que están exentos del pago del tributo; los situados entre 121 y 160 gramos, que tributan el 4,75% del precio del vehículo; de 161 a 200 g, con un 9,75% y de más de 200 g que pagan un 14,75%.

Actualmente, según los propios datos de Hacienda, la emisión media de todos los vehículos matriculados el pasado año fue de 117 gramos. En la última década se ha ido rebajando gracias a la mejora tecnológica de los vehículos, hasta el punto de que el 70% de los vehículos que se matriculan están exentos de pagar el impuesto. Sin embargo, con el WLTP la media de emisiones se incrementará y el sector calcula que entre un 50% y un 65% de los coches que se vendan a partir de 2019 tendrían que abonar el impuesto. El efecto recaudatorio se ha calculado entre los 550 y los 750 millones de euros, lo que supondría triplicar o cuadriplicar la actual recaudación de la figura que en 2017 aportó a las arcas autonómicas 390 millones de euros.

De aquí la preocupación del sector y la premura por encontrar una solución en este año. Hacienda se ha limitado a decir que su pretensión es que el nuevo sistema de medición tenga un efecto recaudatorio neutro, por lo que aumentarán los límites actuales que marcan el impuesto. Así pues, tendrán que calcular los nuevos topes para evitar que los ingresos fiscales ni se incrementen ni se reduzcan. Está por determinar los nuevos tramos que se aplicarán a partir del año próximo, pero el límite exento superará los míticos 120 g.

Fuente: El Economista