SALA DE PRENSA

Expertos mundiales reclaman a las grandes ciudades atajar la huella de carbono

La coordinadora de la Misión 2020, Christiana Figueres, y el director ejecutivo de Climate Infraestructure Partnership (Clip), Luigi Carafa, han pedido este lunes a las grandes ciudades acabar con la huella de carbono con el fin de conseguir una mejora de la calidad del aire, así como combatir el cambio climático.

Lo han dicho en la presentación del Climate Infrastructure Forum, que reúne en el Recinto Modernista de Sant Pau de Barcelona a más de 50 líderes y delegados de gobiernos, empresas y la sociedad civil para promover soluciones sobre la creación de infraestructuras bajas en carbono, resilientes y sostenibles.

La exsecretaria Ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) ha evidenciado que la quema de combustibles fósiles a través de plantas y del tráfico rodado provocan la liberación de partículas contaminantes y la emisión de CO2.

Ambos contaminantes se generan por el mismo motivo y son a la vez «solución» para mejorar la calidad del aire y evitar la emisión de gases de efecto invernadero que repercutan en el calentamiento global y el cambio climático.

Ha puesto como ejemplo países como Noruega, que han prohibido la venta de vehículos no eléctricos, y ha observado que grandes compañías automovilísticas están llevando a cabo reestructuraciones importantes para pasarse al coche eléctrico.

Se trata de un cambio «irreversible e inevitable», ha destacado la líder la que fue líder de las conversaciones para la consecución del Acuerdo de París, que celebra el liderazgo de la juventud y, especialmente, de las mujeres en las acciones movilizadoras contra el cambio climático.

Carafa ha resaltado la magnitud de un «problema enorme», teniendo en cuenta que, a menudo, gran parte de los agentes que provocan estas emisiones tienen que ver con las tecnologías de las telecomunicaciones, y no siempre se perciben a través de los sentidos.

Si bien el 70% de las emisiones de gases de efecto invernadero a nivel mundial provienen de las infraestructuras, tanto de construcción como de operaciones, varios millones de habitantes de países en vías de desarrollo carecen aún de acceso a servicios de infraestructura básica como electricidad, vivienda, agua y saneamiento y transporte, ha subrayado Carafa.

«IMPERATIVO»

Se espera que para 2035 la infraestructura global se duplique, por lo que ha considerado un «imperativo» desarrollar infraestructuras racionales, sostenibles y bajas en emisiones de carbono.

Entre los ponentes principales del foro se encuentran también la secretaria ejecutiva de ONU Cambio Climático, Patricia Espinosa, y la directora de Ceres Investor Network, Kirsten Snow Spalding, además de otros líderes y destacados expertos.

La cumbre nace con el objetivo de marcar un hito en acción climática e infraestructuras, y congregará a grupos de inversores que gestionan en total más de 30 billones de dólares en activos y están firmemente comprometidos con la construcción de una economía mundial y un planeta equitativos y sostenibles.

El Climate Infrastructure Forum es una iniciativa de Climate Infrastructure Partnership (CLIP), plataforma internacional sin fines de lucro para la cooperación público-privada-sociedad civil en materia de infraestructura sostenible.

Su sede se encuentra en el recinto modernista de Sant Pau, más exactamente en Bipp Hub, una empresa social dedicada a acelerar y amplificar el impacto del sector de la Política Pública Internacional (PPI) de Barcelona.

El Bipp Hub, fundado en 2017 y encabezado actualmente por Elisabeth de Nadal, lidera y gestiona el Barcelona International Policy Action Plan, que tiene como objetivo transformar Barcelona en un centro global de referencia en PPI y cuenta con el apoyo de organizaciones como la Fundació Bancaria La Caixa y la plataforma privada sin ánimo de lucro Barcelona Global.

Fuetne: Europa Press