SALA DE PRENSA

Experta vincula la lucha contra la deforestación con el bienestar humano

La lucha contra la deforestación y la preservación de los bosques guardan un “vínculo obvio” con el cambio climático y requieren acciones concretas para garantizar el bienestar humano, dijo hoy en Roma la costarricense Christiana Figueres.

La antigua secretaria ejecutiva de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC), figura influyente en las negociaciones que llevaron a la firma del Acuerdo de París de 2015, aludió a la necesidad de motivar a los individuos en esta etapa del proceso de implementación del pacto.

En la inauguración de una conferencia internacional de expertos para detener la deforestación y aumentar la cubierta forestal, Figueres insistió en que no se trata de “salvar el planeta”, sino de “garantizar el bienestar” en la actualidad y en el futuro.

“Estamos al borde de destruir el perfecto equilibrio que la naturaleza ha creado para el bienestar humano”, aseguró la antigua negociadora en asuntos climáticos, para quien está claro que el planeta se adaptará “mucho mejor” al cambio climático que las personas.

Su nueva iniciativa internacional, Misión 2020, pretende conseguir fondos para apoyar a los países en desarrollo a cumplir sus compromisos de reducción de emisiones de gases contaminantes.

Para disminuirlas, la costarricense destacó que “es imprescindible hablar de los bosques”, puesto que el “30 % de la solución” pasa por el combate a la deforestación y la degradación, la regeneración forestal y la protección de los bosques primarios.

Entre 2000 y 2010 se perdieron en el mundo siete millones de hectáreas de bosques tropicales al año, debido principalmente a la conversión de tierras forestales en terrenos agrícolas, según datos de la ONU.

“El sector más olvidado es el bosque primario”, aseguró Figueres, que advirtió de que “el mayor tesoro de este mundo” no se puede sustituir y ni siquiera tiene un indicador con el que medir los progresos en su conservación.

La exsecretaria reconoció los esfuerzos de algunos gobiernos, empresas e instituciones, si bien consideró que no se están realizando a la velocidad necesaria.

Además de reclamar la colaboración entre sectores, recomendó relacionar el clima con la alimentación y los bosques, poner énfasis en las oportunidades de actuación, involucrar al sector privado e identificar las buenas prácticas y las poblaciones que se pueden beneficiar de ellas.

La directora del Departamento forestal de la Organización de la ONU para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Eva Müller, indicó en el acto que de la conferencia técnica, de tres días de duración, saldrán recomendaciones para futuros foros sobre cómo lograr las metas pactadas a nivel mundial, entre ellas el compromiso de detener la deforestación para 2020.

Los bosques, que contribuyen a regular el ciclo del agua, conservar los suelos y capturar carbono de la atmósfera, cubren un tercio de la superficie terrestre mundial y de ellos depende la vida de 1.600 millones de personas.

Fuente: La Vanguardia