SALA DE PRENSA

España cumpliría con objetivos a 2030 y el consumidor ahorraría 266 millones si se apostara por el gas natural

Una apuesta clara por el gas natural permitiría a España cumplir con los objetivos medioambientales para 2020 y 2030 en la transición energética hacia una economía descarbonizada, además de suponer unos ahorros de más de 266 millones de euros para el consumidor final y casi 12 millones de toneladas de CO2 equivalente evitado, según la Asociación Española del Gas (Sedigás).

En concreto, ello se conseguiría con un avance en el hueco térmico de generación del gas natural, en sustitución de otros combustibles, llegando hasta las 2.873 horas de funcionamiento la utilización de la capacidad ociosa de los ciclos combinados.

“Vemos el gas natural como la energía de predilección para el soporte de las renovables. Es el apoyo clave a las renovables, no tiene sentido apoyar las renovables con el mayor emisor”, señaló el presidente de Sedigás, Antoni Peris, en rueda de prensa.

En el sector terciario, la sustitución de 215 kilotoneladas equivalentes de petróleo (ktep) de productos petrolíferos y 140 ktep de biomasa en calefacción permitiría climatizar hasta 35 millones de metros cuadrados de superficie, con un ahorro económico de 75 millones de euros, según datos de la patronal basados en un estudio de KPMG.

En el sector residencial, la sustitución de calderas de gasóleo, carbón y biomasa, aumentaría el consumo de gas en 811 ktep, generando unos ahorros de 191 millones de euros en los consumidores finales, además de contribuir a la calidad del aire eliminando las partículas, azufres y nitrógenos.

Mientras, en el sector transporte, la penetración del gas natural hasta un 5%, tanto en terrestre como marítimo, evitaría la emisión a la atmósfera de 1,1 millones de toneladas de CO2 equivalente y se conseguiría una reducción entre el 90 y el 97% de SO2 y PM en relación con sus combustibles alternativos.

IMPULSO DEL GAS NATURAL RENOVABLE.

Asimismo, Peris destacó el importante papel a jugar a largo plazo, en el horizonte a 2050, del gas renovable, procedente de residuos orgánicos, de biomasa y del excedente de energía eléctrica renovable, como “una de las palancas de futuro de cara a la reducción de emisiones de CO2”.

A este respecto, el presidente de la patronal consideró que el gas renovable es una “solución viable”, con la existencia ya de 367 plantas en Europa, de las cuales solo una está en España.

Por ello, aseguró que el gas renovable, que es un creador de empleo y reduce la dependencia energética de los países deficitarios en energía como España, requiere “una política país y una visión general” para su impulso, ya que cuenta con un potencial, abaratando sus actuales costes, para cubrir “la mitad de la demanda doméstica”.

De esta manera, Peris pidió al Gobierno un marco regulatorio que garantice el origen renovable del gas, así como fijar un objetivo de producción a nivel país que alinee y oriente las decisiones y acciones de los distintos agentes y permita impulsar su desarrollo.

En lo que se refiere a la movilidad, Sedigás considera que el gas natural vehicular reduce más de un 85% las emisiones de óxidos de nitrógeno, el 100% de las emisiones de óxido de azufre y casi el 100% de las partículas en suspensión.

Peris indicó que en 2017 las matriculaciones de este tipo de vehículos aumentaron en España un 112% y que en 2018 se espera pasar de las actuales 57 gasineras de repostaje a más de 100.

Fuente: La Vanguardia