SALA DE PRENSA

Energía prevé duplicar los ingresos por subastas de CO2 en 2019

La Secretaría de Estado de Energía prevé en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2019 unos ingresos de 1.100 millones de euros por subastas de derechos de emisión de CO2 frente a los 416 millones presupuestados para 2018, debido a la subida de los precios de esos derechos.

El secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal, que este jueves ha expuesto en el Congreso las partidas que los Presupuestos Generales del Estado consignan para este departamento, ha explicado que los derechos de emisión han pasado de 7 euros la tonelada a 23,6 euros.

Ha añadido que esa revisión atiende a ese repunte de los precios del CO2 que se ha visto en los últimos seis meses y ha señalado que la previsión de ingresos que ha hecho la Secretaría de Estado de Energía es conservadora.

Ha indicado que, de esos ingresos obtenidos con las subastas de CO2, mil millones irán a sufragar el sistema eléctrico y cien millones serán para actuaciones de transición energética.

Domínguez Abascal ha dicho que en términos general el presupuesto de la Secretaría de Estado de Energía crece un 1,3 % con respecto al año anterior, hasta alcanzar los 4.608 millones de euros, de los que 3.818,5 millones serán transferidos al regulador, la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), para sufragar los costes de financiación del sistema eléctrico.

Además, se consignan 245 millones para explotaciones mineras, 43 millones para reestructuración de la minería y 546 millones para desarrollo energético.

Los Presupuestos incluyen también los 80 millones de euros destinados a sufragar el bono social térmico, la ayuda directa para los beneficiarios del bono social eléctrico para sufragar gastos de calefacción y agua caliente durante el invierno.

Asimismo, están presupuestados 50 millones de euros para ayudas a la movilidad eléctrica y 236 millones para el Instituto para la Reestructuración de la Minería del Carbón (IRMC), que servirán para ayudar a financiar los procesos de reducción de plantilla por el cierre de explotaciones mineras y costes excepcionales por la clausura de explotaciones y la reestructuración de las comarcas.

Fuente: Invertia