SALA DE PRENSA

El sector energético denuncia que el mercado del CO2 eleva el precio de la electricidad

El mercado de los derechos de emisión de CO2 está dejando su huella en los costes de la energía y en la eficiencia de la industria europea. Según explicó Ismael Romeo, consejero delegado de SendeCO2, durante la jornada de Energía organizada por elEconomista, la fijación del precio de los derechos de las emisiones cada vez está menos influenciado por los fundamentales del mercado y más por «las decisiones políticas de toda índole» y a la especulación de unos pocos agentes, que son los que finalmente ganan las subastas.

Por ejemplo, en Europa, el 50% de los derechos se subastan y acaban en manos de 17 actores, lo que implica «que hay posiciones dominantes muy importantes»que han llevado a situar a los derechos en niveles récord.

En concreto, en enero de 2018 los derechos de emisión cotizaban a 8 euros y seis meses después llegaron a los 25 euros. Los vaivenes en este mercado que «está sujeto a decisiones políticas y temas especulativos» golpean de lleno a las compañías y «llevan al traste sus presupuestos». «Las empresas no soportan estas variaciones en los precios», aseguró Romeo durante la celebración de la mesa Los retos de los mercados mayoristas.

En línea con este discurso, Belén de la Fuente, presidenta de Armie, señaló que el coste de los derechos de emisión del CO2 influye directamente en el precio de la energía. «Si el gas en vez de estar a diez euros estuviera a 30 euros, súmele 25 euros y estaríamos hablando de precios de 65 euros que luego va arrastrando al resto de los mercados», señaló la alta ejecutiva, que a lo largo de su intervención dejó claro que lo más importante es conseguir un mercado mayorista «transparente, competente y líquido» que tienda a estar interconectado, algo que actualmente no pasa por las limitaciones

El peligro de ir muy rápido

En cuanto a los vaivenes del precio de la electricidad, que están influenciados por el mercado del CO2 y por la capacidad de generación y vertido de las renovables, Javier Esteban, presidente de GasIndustrial 4, llamó la atención sobre el peligro de querer liderar muy rápidamente la reducción de las emisiones en Europa a base de penalizaciones, y «de alejarnos mucho del pelotón porque las industrias no lo soportarían».

«Tenemos unos precios que son diferentes a los de Europa y nos tenemos que acercar. Cuando se universalizan los precios, estos tienden a la baja, pero hasta entonces hay que graduar qué es lo que podemos hacer sin dañar a la industria», advirtió Esteban.

En este punto, el presidente de Viesgo, Miguel Antoñanzas, habló, antes de que empezara el debate, de la importancia de que los mercados den señales de inversión para alcanzar los objetivos de descarbonización. Un escenario complicado ya que «existe mucha volatilidad puesto que conviven precios muy bajos por alta penetración con precios de escasez y problemas para verter la electricidad». Por ejemplo, en Alemania se llegan a ver horquillas de precios entre los 80 euros y los -49 euros y en Irlanda de entre 135 euros y cero en julio.

Pero lejos de abogar por un mercado más regulado, Ignacio Soneira, director general de Axpo, asegura que, aunque nos dirijamos a un mercado de alta volatilidad, si se quiere regular para que sea más estable eso será «a costa de subsidiar los precios cuando sean más bajos». En este punto, siempre se puede operar con cobertura para evitar los picos. «Hacer frente a las diferencias de precios diarios es todo un reto», sentenció.

Por su parte, Raúl Yunta, presidente de Mibgas, destacó que España tiene una oportunidad para crear un mercado de GNL ya que tenemos «activos muy provechosos que debemos explotar». «Tenemos una ventaja que es la flexibilidad que podemos tener con el mercado del GNL y la capacidad de llegar a pagar por él un precio real», aseguró Yunta.

Para Blanca Losada, presidente Fortia Energía, «los mercados son elementos de transmisión de eficiencia» y el reto es buscar los mecanismos que «permitan optimizar el tiempo y espacio». «Se necesita mayor claridad, orden y transparencia para competir en mercados locales y abundar en el diseño de los mercados a plazo», apuntó.

Fuente: El Ecomonista