SALA DE PRENSA

“El mundo está cambiando…” Albert Grau, abril 2018

El último año el mundo siguió experimentando una línea ascendente en el crecimiento de la población, la urbanización y el uso de recursos, y a su vez una sostenida trayectoria descendente en lo referente a la accesibilidad a la energía y a la calidad de vida en las ciudades.

Estos indicadores no dejan de ser señales que nos tienen que servir para afrontar los retos globales de la sostenibilidad y la vida moderna, con visión constructiva del futuro que estamos construyendo, para avanzar en soluciones huyendo del catastrofismo habitual.

Como consecuencia de lo anterior, presentamos a continuación algunas de las megatendencias mundiales que nos deben llevar a reflexionar, además de hacernos pensar distinto acerca de los entornos urbanos. Estas megatendencias son:

El crecimiento y la urbanización de la población.

“1 millón de personas se traslada semanalmente a entornos urbanos”

“El 50 % de las emisiones en grandes ciudades se genera en los edificios”

En 2050, la población del planeta será de 9.000 millones de personas, de la cual un 70 % vivirá en ciudades. Es probable que, en el año 2050, la combinación entre el futuro incremento de la población y el aumento en la demanda de acceso a una vivienda moderna y la energía cause un incremento doble o triple del uso global de la energía en el sector de la construcción, lo que tendrá un impacto parecido en las emisiones asociadas si no se toman medidas al respecto.

 

Crecimiento y urbanización de la población

Pobreza energética

“Alrededor de 54 millones de europeos no pueden calentar adecuadamente sus hogares en invierno”

“La pobreza energética afecta a un 11% de población de la Unión Europea”

Las causas de la pobreza energética están en todas partes, desde el alto precio de la energía que debe pagar el consumidor a la baja calidad e insuficiencia de los aislamientos en los edificios. La rehabilitación energética que incluye el aislamiento de la envolvente de los edificios, es la solución más eficiente y de mayor disponibilidad que permite aliviar la pobreza energética a escala.

Pobreza energética

Consumo insostenible

“En el año 2050, el mundo necesitará doblar la cantidad de alimentos que produce, pero usando la mitad de los recursos”

“Cada año se usan 3.000 millones de toneladas de materias primas en la fabricación de productos para la construcción”

El sector de la construcción es el mayor consumidor de recursos y materias primas del planeta. El desacople entre crecimiento económico y el uso de recursos en vías de agotamiento continúa siendo uno de los mayores retos a los que nos enfrentamos, el cual, reforzado por el crecimiento de la población mundial, ejerce una mayor presión sobre recursos naturales como el agua, la tierra y la energía.

Consumo insostenible

Vida en las ciudades y bienestar

“Hoy en día, los incendios se propagan 5 veces más rápido que hace 50 años debido a que los edificios contienen materiales más inflamables”

“El 20 % de la población de la UE está expuesto a niveles de ruido que perturban nuestro sueño, y por tanto nuestro descanso”

Nuestro entorno edificado está cambiando. En las zonas urbanas, donde la extensión de tierra es escasa, los edificios de gran altura son lo habitual, y ahora cada vez más se construyen con materiales ligeros. Esto incrementa los riesgos y, potencialmente, puede tener unas consecuencias devastadoras en caso de declararse un incendio. Más aún, el ruido excesivo se ha convertido en una de las molestias públicas más importantes en Europa.

Vida en la ciudad y bienestar

Hasta aquí, las que consideramos las grandes tendencias a las que debemos retar con el fin de conseguir no comprometer nuestro futuro. Podríamos, volviendo a la reflexión inicial, resumirlas en dos: sostenibilidad y mantener la vida moderna.

Para afrontar todo ello a nivel global, la ONU nos ha orientado en un par de iniciativas que consideramos claves, y que si bien sólo son un marco internacional que cada país debe afrontar y regular en función de sus particularidades e idiosincrasias, no es menos cierto que compartirlas y generar acciones conjuntas (similares a la lucha contra el cambio climático) serán las que llevarán al éxito.

Estas dos iniciativas se enmarcan dentro de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible y son:

• 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible: Es un Plan de acción a favor de las personas, el planeta y la prosperidad, que también tiene la intención de fortalecer la paz universal y el acceso a la justicia. Estos Objetivos, en ningún caso comprometen a personas, empresas o países más allá de su propia voluntad, pero ponen el foco en aquello sobre lo que debemos estar vigilantes.

 

• Agenda Urbana de Naciones Unidas: Mejorar la normativa, la planificación, la financiación y el fomento de la administración local, el intercambio de conocimientos, la gobernanza y la participación, trabajando con políticas nacionales, subnacionales (CC.AA.) y locales, comprometiendo a todos Estados Miembros y a todas las AA.PP. En concreto, la Agenda Urbana debe prestar atención especial a la necesaria coordinación interadministrativa para contribuir al logro de los objetivos estratégicos que persigue.

Y a grandes rasgos lo anterior guía el propósito de ROCKWOOL, muy sencillo y convincente: tomar un recurso natural increíblemente abundante y transformarlo en productos que satisfacen las necesidades de nuestros clientes de hoy, a la vez que hacen que el mundo sea un lugar mejor en el que puedan vivir las futuras generaciones. Queremos que nuestros productos ocupen un lugar central en la vida moderna ya que permiten ahorrar energía y agua, y reducir las emisiones de CO2, es decir, todas las cuestiones que son prioritarias en la agenda global de hoy en día.

Además, nuestros productos protegen a las personas y a los edificios contra la propagación del fuego, reducen la generación de residuos a lo largo del ciclo de vida de un edificio, mejoran el confort acústico y la estética, y aumentan la eficiencia en la producción de alimentos frescos; en otras palabras, afrontan con resiliencia los retos físicos, sociales y económicos de nuestro siglo.

Para acabar, y dada la coincidencia temporal de preparación de este artículo con la presentación del “Informe de situación de emisiones de CO2 en el mundo” publicado por Fundación Empresa y Clima, no puedo dejar de lado un tema preocupante que va íntimamente ligado al concepto de sostenibilidad, y al cambio climático. En el informe, seguimos apreciando otra tendencia que se está convirtiendo en norma. España es uno de los únicos países de la Europa de los 28 que NO desacopla su crecimiento en el PIB de la evolución de las emisiones de CO2, lo que nos indica sin ningún tipo de duda que tenemos dos deberes pendientes: ni mejoramos en eficiencia energética en aquellos bienes y servicios que demandamos ni el mix energético avanza hacia su esperada descarbonización.

Albert Grau
Public Affairs Officer, ROCKWOOL España
Empresa Miembro de la Fundación Privada Empresa y Clima