SALA DE PRENSA

El Gobierno Vasco declara la emergencia climática para una Euskadi neutra en carbono con acciones «urgentes y ambiciosas»

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha declarado este martes «la situación de emergencia climática» con el fin de lograr una Euskadi neutra en carbono » no más tarde de 2050″, mediante acciones «urgentes y ambiciosas». Además, ha asegurado que será «un objetivo central del país», que contará con medios y recursos económicos, y se ha comprometido a tener en cuenta el cambio climático en todas las políticas públicas.

Urkullu ha leído una declaración institucional del Gobierno Vasco de emergencia climática, en la que recuerda que Euskadi es pionera en el compromiso con el desarrollo sostenible, el respeto al medio ambiente y la estrategia de lucha contra el cambio climático.

El presidente del Ejecutivo vasco entiende que, «existiendo un consenso internacional sobre el cambio climático, que podría llevar a situaciones de crisis y catástrofes en diferentes puntos del planeta», éste es «uno de los retos más urgentes y complejos».

El lehendakari ha señalado que la sociedad vasca avanza «hacia una economía neutra en carbono», y ha asumido su «cuota de responsabilidad en la puesta en marcha de políticas de mitigación y adaptación al cambio climático con un compromiso profundo y exigente».

A su juicio, «la Estrategia Ambiental Vasca de Desarrollo Sostenible 2002-2020 y los Programas Marco aprobados cada cinco años han enmarcado la orientación de la política» de Euskadi en esta materia. «Nuestra política ambiental se encuentra estrechamente alineada con la Agenda 2030 y los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas y con la Estrategia de la UE», ha apuntado.

Iñigo Urkullu ha remarcado que el Gobierno Vasco aprobó el año 2015 la Estrategia de cambio climático de Euskadi, «Klima 2050», y la Estrategia Energética 2030 en 2016, mediante las que asumen el principio de «responsabilidad compartida que rige las políticas internacionales de reducción de emisiones y sobre la transición energética».

Para el presidente del Ejecutivo vasco, «la lucha contra el cambio climático es un desafío mundial que incumbe a todos, especialmente a las entidades más cercanas».

Urkullu ha apuntado que los organismos internacionales han subrayado que el «Compromiso de las Regiones» es fundamental ante la crisis climática y «Euskadi ha demostrado este compromiso con hechos».

Asimismo, ha explicado que una iniciativa de «gran relevancia práctica» ha sido la puesta en marcha de la Red Udalsarea 2030, que ha permitido incorporar a estos objetivos climáticos a numerosos municipios vascos.

En base a esta filosofía de trabajo en red, Euskadi forma parte activa de la Alianza de Estados, Comunidades y Regiones contra el cambio climático ‘The Climate Group’, conformada por Gobiernos que representan a más del 12% de la población mundial.

En calidad de copresidente de esta Alianza, la representación del Lehendakari participó en la Cumbre mundial de Nueva York en septiembre de 2014 y asumió el «compromiso colectivo de alcanzar una reducción del 80% de la emisión de gases de efecto invernadero para 2050».

En diciembre de 2015, el Gobierno Vasco tomó parte en la COP 21 de París en representación de la alianza internacional «The Climate Group», y en mayo de 2016 Iñigo Urkullu firmó la adhesión al Acuerdo global sobre el cambio climático, que «establece la necesidad de realizar una política ambiental responsable para mantener la temperatura media mundial muy por debajo de los dos grados respecto a niveles preindustriales».

EJEMPLO INTERNACIONAL

Urkullu ha puesto en valor que, a partir de estas Cumbres, Euskadi «ha sido ejemplo internacional de referencia en este compromiso». «La UE nos reconoce como una de las regiones líderes en la acción climática, con un modelo de crecimiento económico sostenible y acompasado con el respeto medioambiental», ha apuntado.

En esta línea, ha añadido que, desde 1995, el crecimiento del PIB en Euskadi ha sido del 65%, mientras que en el mismo período las emisiones de gases de efecto invernadero se han reducido un 20%. «Ciertamente, tenemos que seguir avanzando en este proceso de reducción de emisiones, pero es preciso reconocer el esfuerzo realizado para desarrollar un modelo de crecimiento más sostenible», ha aseverado.

Tras destacar que «hoy Euskadi se sitúa entre los cinco primeros países de Europa en eficiencia energética», ha precisado que es «un país de tradición industrial que está logrando desacoplar de forma eficiente la producción económica y la emisión de gases de efecto invernadero».

De hecho, el Parlamento Vasco ha aprobado la nueva Ley de Sostenibilidad Energética 4/2019 y Consejo de Gobierno el Plan Integral de Movilidad eléctrica en el año 2018. «El camino recorrido ha sido ejemplar», ha aseverado.

Por ello, ha indicado que «este compromiso colectivo se materializa en un nuevo paso porque el Gobierno Vasco ha decidido unirse a las instituciones políticas, sociales y académicas de todo el mundo, y declarar la situación de Emergencia Climática y ambiental, como expresión del compromiso de adoptar acciones urgentes y ambiciosas en el conjunto de las políticas desarrolladas» por el Ejecutivo.

De esta forma, se «une a las instituciones políticas, sociales y académicas de todo el mundo con la declaración formal de emergencia climática y ambiental, con el objetivo de lograr un territorio neutro en carbono», no más tarde del año 2050, así como de lograr «un territorio y una sociedad más resiliente ante la emergencia climática».

El objetivo del Gobierno Vasco es situar esta cuestión «como un objetivo central del país». «No se trata de amplificar ningún tipo de alarmismo inconsciente, sino de otorgar a este reto la verdadera dimensión y atención que merece», ha puntualizado.

En su opinión, «el calentamiento global es una realidad incuestionable». «Euskadi está preparada para afrontar el reto de la transformación ecológica y energética como una oportunidad. Esta transición global en la que estamos inmersos demanda en paralelo una política industrial, fiscal, energética, de investigación e innovación que sirva de acompañamiento y revulsivo», ha apuntado.

El lehendakari afirma que este compromiso «comporta la adopción de decisiones y la puesta en marcha de instrumentos específicos que permitan dar respuesta efectiva a la Declaración de Emergencia Climática», como se recoge en el Anteproyecto de Ley de Cambio Climático.

También se contempla en el nuevo Proyecto de Ley de Administración Ambiental de Euskadi, y que, entre otras cuestiones, plantea la utilización de un 40% de materiales reciclados en las obras públicas como una apuesta por la economía circular». «No cabe duda de que estas dos normas van a tener un papel fundamental en la contribución de Euskadi a superar el problema mundial del cambio climático, ha remarcado.

El lehendakari ha expresado su «firme compromiso» para que, en el diseño y aplicación de todas las políticas públicas, «sea tenida en cuenta la perspectiva del impacto del cambio climático». Para ello, impulsará las medidas de reducción de emisiones y de adaptación que resulten necesarias.

Además, se dispondrán medios y recursos económicos para desarrollar las políticas necesarias, por lo que parte de los presupuestos de Euskadi se destinarán a actuaciones con impacto en el cambio climático, y se harán seguimiento de acciones, medidas, servicios y programas económicos.

Del mismo modo, promoverán los acuerdos y convenios para cofinanciar programas y acciones concretas destinadas a impulsar la acción climática en las Instituciones Territoriales y Locales de Euskadi. El Gobierno Vasco manifiesta su «plena convicción de que Euskadi puede liderar este desafío y convertirlo en una palanca de transformación hacia una economía más competitiva y climáticamente neutra».

Fuetne: Noticias de Gipuzkoa