SALA DE PRENSA

El Gobierno alienta la ley catalana que crea el impuesto al CO2 de los coches

La Moncloa lo confirmó. La Administración central retirará el recurso de inconstitucio-nalidad presentado en su día por el ejecutivo del PP contra la ley de Cambio Climático de Catalunya. De esta manera, la Generalitat obtendrá luz verde para implantar a partir del 2019 el impuesto de CO2 a los coches. El tributo servirá para gravar determina-dos vehículos en función de sus emisiones de CO2, el principal gas de efecto invernadero causante del cambio climático.

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, acogió con entusiasmo las noticias que adelantaban la decisión del Gobierno de retirar el recurso de inconstitucionali-dad en el contexto del diálogo entre los presidentes Pedro Sánchez y Quim Torra. “Por fin una ley de #CambioClimático que será pronto plenamente aplicable!! Enhorabuena #Catalunya!!”. Este fue el tuit que lanzó la ministra para expresar su satisfacción. Son palabras de aliento en un momento en que el nuevo Gobierno central ultima el borrador de la ley de Cambio Climático y Transición Energética. La impugnación del PP contra la ley de Cambio Climático levantó en su día una ola de críticas, encabezada entonces por Teresa Ribera, quien tachó esa decisión como algo “propio de locos”. “Estamos satisfechos de que la ley catalana de Cambio Climático pueda finalmente aplicarse”, reiteraron fuentes del Ministerio para la Transición Ecológica.

La Generalitat gana también competencias para vetar los proyectos de ‘fracking’ para buscar gas o petróleo

El Govern quiere gravar los coches mediante un tributo gradual por tramos en función del nivel de CO2 de los vehículos. En una primera fase, a partir del 2019, se aplicaría a todos los vehículos con una emisión de 160 gramos de CO2 por kilómetro, mientras que a partir del 2020 se extenderá a los coches que arrojen más de 120 gramos de CO2 por kilómetro.

Con los nuevos recursos, se perseguiría nutrir un doble fondo (Fons Climàtic y Fons del Patrimoni Natural), con un montante total anual de entre 75 y 80 millones de euros. El primero servirá para impulsar las políticas en favor de la energía limpia, mientras que el segundo debe servir para apoyar la protección de espacios naturales, infrafinanciada en Catalunya por recortes continuos.

“Aún no tenemos la confirmación oficial del Gobierno central ni de los servicios jurídicos de que retirarán el recurso, pero esperamos que lo confirmen. Si es así, permitirá desarrollar la ley y el impuesto del CO2 de manera plena”, explica Marta Subirà, secretaria de Medi Ambient del Govern. Subirà indica que aún falta por detallar algunas cuestiones en la aplicación del impuesto (como el censo de vehículos y la base de datos de las emisiones de CO2), lo que exigirá la colaboración de la Administración central (DGT). “Esto es algo que no pudimos cerrar con el PP, pero confiamos en que sea posible resolverlo con la colaboración de la ministra”, añadió Subirà. Será una tarea para el conseller Damià Calvet.

El Tribunal Constitucional ya había levantado la suspensión cautelar de la mayor parte de artículos impugnados de la Llei. La única excepción fue la prohibición de permisos de exploración de gas o petróleo de esquisto mediante la fractura hidráulica ( fracking), práctica de perforación que ya podrá vetar la Generalitat. No obstante, el TC aún no se había pronunciado de manera definitiva ni había entrado en el fondo del litigio del PP.

Mientras, la ministra Ribera detallará hoy en el Congreso cómo pretende el Gobierno que sea la futura ley de Cambio Climático, “que deberá basarse en un acuerdo sólido, amplio y participado” que garantice “una transición justa y equitativa”.

Fuente: La Vanguardia