SALA DE PRENSA

Cómo será vivir en una ciudad asolada por el cambio climático

Las grandes urbes como Barcelona ya se prearan para mitigar y adaptarse a uno de los mayores quebraderos de cabeza a los que se enfrenta la humanidad, el cambio climático. Más allá del aumento de temperatura previsto y de la mayor frecuencia de fenómenos climatológicos extremos, el día a día de las ciudades también se verá afectado. Disminuirá la disponibilidad de agua, llegarán enfermedades infeccionas propias de latitudes tropicales, habrá cambios en la flora y la fauna, más polución…

El principal factor a tener en cuenta es el incremento de las temperaturas, que además de suponer “un aumento de las olas de calor y de la mortalidad asociada, tendrá un impacto sobre la biodiversidad, la energía o incluso el turismo”, alerta Jéssica Amaro, del Servei Meteorològic de Catalunya. En Barcelona en la actualidad se registran, de media, unos tres días al año con temperaturas superiores a 33,1ºC. Al ritmo de emisiones de CO2 actual, serán entre 35 y 40 días a finales de este siglo, según estimaciones del Pla Clima, del Ajuntament de Barcelona.

Más calor

Al ritmo de emisiones actual, los días al año con temperaturas superiores a 33,1ºC pasarán de ser tres a entre 35 y 40 en Barcelona

“Unas mayores temperaturas provocarán un aumento del riesgo de incendio, que ya es muy elevado”, asegura Frederic Ximeno, Comissionat d’Ecologia del Ajuntament de Barcelona. Ximeno alerta también de que “más calor equivale a más evaporación, lo que se traducirá en una disminución de la disponibilidad de agua”. Por su parte, Joan Ballesteros, del Institut de Salut Global de Barcelona, advierte del “incremento de la polución, que está relacionado indirectamente con las temperaturas”. Finalmente, el nuevo clima favorecerá “la aparición de enfermedades infeccionas tropicales que no teníamos hasta ahora, como el dengue o la malaria; en España ya se han dado los primeros casos de contagio local de dengue”, explica Ballester.

La flora y la fauna urbanas tampoco se salvan. “Ya se están empezando a ver tensiones como consecuencia del calentamiento global, como un menor crecimiento de algunas plantas y árboles y pérdida de su capacidad para fijar carboneo”, afirma Joan Pino del Centre de Recerca Ecològica i Aplicacions Forestals. “Se producirá una substitución de especie, llegarán especies más meridionales mientras que las que precisan climas más húmedos y frescos se irán más al norte”, añade Pino.

Todas estas problemáticas fueron abordadas el pasado viernes en la Jornada Científica sobre el canvi climàtic, organizada en el marco del Dies pel Clima, un conjunto de actividades que tendrán lugar en Barcelona hasta el 14 de noviembre. Dies pel Clima acoge también la celebración del C40 Regional Meeting , un encuentro patrocinado por La Vanguardia en el que alcaldes y especialistas internacionales exploraran cómo las ciudades trabajan para hacer frente a los efectos del cambio climático.

Fuente: La Vanguardia